La Biblia

Las Sagradas Escrituras tal como fueron originalmente dadas por Dios, divinamente inspiradas, infalibles, completamente confiables, y la autoridad suprema en todos los asuntos de fe y conducta. (Deuteronomio 4.1-2, Salmos 119.11, Juan 5.39)

La Trinidad

En un Dios, eternamente existente en tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. (Mateo 28.19, Isaías 61.1, Juan 5.21-23)

El Espíritu Santo

Por cuya morada el creyente está capacitado para vivir una vida santa, para dar testimonio y trabajar para el señor Jesucristo.

Jesucristo

En nuestro Señor Jesucristo, Dios se manifiesta en la carne, su nacimiento virginal, su vida humana sin pecado, sus milagros divinos, su muerte vicaria y expiatoria, su resurrección corporal, su ascensión, su trabajo mediador y su retorno personal en poder y gloria. Jesucristo 100% hombre y 100% Dios. (Isaías 7.14, Juan 1,1 y Colosenses 1.15)

Pecado Y Salvación

En la salvación del hombre perdido y pecador a través de la sangre derramada del Señor Jesucristo por la fe, sin obras y la regeneración por el Espíritu Santo. Somos salvos por gracia mediante la fe en Jesús. (Salmos 51.5, Romanos 3.10, Romanos 5.8, Isaías 1.18, Mateo 1.21, Efesios 2.8-10)

Resurrección

En la resurrección de ambos, los salvos y los perdidos: los que son salvos para la resurrección de la vida, y los que están perdidos para la resurrección de la condenación.

La Iglesia

En la unidad del espíritu de todos los verdaderos creyentes: la Iglesia, el Cuerpo de Cristo. Una comunidad de personas que han sido transformadas por el poder del Espíritu Santo, y la confesión de Jesucristo como su Salvador. Donde nos reunimos en obediencia a la palabra de Dios, reunidos bajo un liderazgo para dar enseñanza, ser instruidos, y exhortados a buscar la madurez, adorar a Dios y tener comunión el uno con el otro. Así mismo, cumpliendo con las ordenanzas bíblicas del bautismo, y la Santa Cena del Señor y la gran comisión para la honra y gloria de Dios (Mateo 16.18-19, Efesios 1.22-23, Apocalipsis 21.2-3)